domingo, 11 de noviembre de 2018

CONTAMINACIÓN SONORA: LOS MEJORES TRABAJOS QUE SUENAN EN EL UNDER MUNDIAL

RESEÑAS NOVIEMBRE - PARTE 1

Krisiun
“Scourge Of The Enthroned” (2018)


La aplanadora brasileña se encuentra más aceitada que nunca, gracias a la fórmula Kolesne (x2)/Camargo que no dejan títere con cabeza con esta nueva producción emitida desde Century Media y con el protagonismo de Andy Classen en la grabación en el Stage One Studio (Alemania).

Vamos a lo que sigue, “Scourge of the Enthroned” tiene una entrada thrashica con su fondo marcial y riffs que te preparan para una canción repleta de destiempos, muy buen cambio de ritmo y un riff an antes estilo indicado, es el track con título homónimo, buena apertura.

Demonic III” juega con el metal más extremo, una cascada interminable de dobles bombos y de riffs como siempre en lo más alto, un sello de la banda desde sus inicios. A mitad de tema a medio tiempo, apto para el cabeceo dentro del pit.

Si de grandes entradas hablamos, “Devouring Faith”  se lleva el premio con los demenciales punteos de Moyses Kolesne y bataca ametrallante, tema veloz con otro cierre inolvidable.

Slay the Prophet” me recuerda una vez más al Thrash alemán con esas furiosas entradas, quizás la banda ha optado por incluir una que otra influencia dentro de la nueva placa, aunque no se oye nada mal, siempre los puristas tendrán su punto en contra, pero con “A Thousand Graves” se reivindican, brutal, tema “distinto”, ya no te matan con tanto remate de batería, llevan el juego entre lo extremo y lo más comercial sin salirse de la línea “Krisiun”, a mi gusto uno de los mejores (sino el mejor) temas.

Electricide” te engaña…baja por momentos lo decibeles y los incrementa súbitamente, voz a tope con la guturalidad que también la tiene su predecesora “Abysmal Misery (Foretold Destiny)” otro punto álgido con un gran trabajo de Alex Camargo en voces, tremendo tema.  Cierran el telón con el extremismo, no se guardan absolutamente nada con “Whirlwind of Immortality”, devastando todo a su paso.

Para gustos los colores, la banda desde mi óptica, ha tratado de trabajar más en lo que respecta a batería de Max Kolesne, trabajar en el sentido de darle más protagonismo sin que le quite el poder: más destiempos, más ritmos lentos (si cabe el término) por momentos con guiños thrasheros que hacen la placa atractiva al oyente más extremo.

Deicide
“Overtures of Blasphemy” (2018)

Quienes pensaron que la brutalidad se perdería en el fondo del averno desde la partida de los hermanos Hoffman, se equivocaron. Glen Benton y su fiel escudero Steve Asheim en batería han reclutado nuevos secuaces: Kevin Quirion (guitarra desde el 2011) y Mark English (proveniente de la banda Monstrosity, desde el 2016), le han dado en esta placa la fuerza indiscutible para entregarnos un trabajo potente de principio a fin.

Directo a lo musical para arrancar con “One With Satan” que abre el infierno, guturalidad y doble bombo hacen que desde ya sea una apertura demente, Benton no deja de escupir blasfemia sin piedad.

Crawled From The Shadows” es una motosierra en tu yugular, no te da respiro ni un segundo, te ataca desde todos los frentes y jamás baja de intensidad, lo que si hace el tema siguiente “Seal the tomb below” algo más elaborado guitarrísticamente sin desperdiciar el gran trabajo del bajo que suena brutal.

Compliments of Christ” suena al old Deicide en sus primeros segundos, buen fraseo de Benton, pero “All that is evil” se acerca al metal más actual sin perder ese poderío instrumental.

Continuamos la masacre con “Excommunicated” que es puro y duro old school y “Crucified Soul of Salvation” valga la redundancia, te crucifica sin remordimiento, brutal por donde se la escuche, no dejan que la intensidad decaiga ni por un momento.

En “Defying the Sacred” se resaltan las 6 cuerdas de manera particular complementándose con Asheim en los tarros, esa es la base musical de Deicide desde siempre.

Consumed by Hatred” nos arrastra al fondo de las catacumbas con ese ritmo ochentoso, fraseo a lo Benton y remates insanos.
Cerramos este trabajo con dos temas, “Flesh, Power, Dominion” y “Destined to blasphemy” que no son más de lo mismo: violencia sonora que azota cabezas, son dos ladrillazos que van a romper con todos tus sentidos.

Un contrastes de nuevos y viejos aires musicales, guturalmente Benton nos da una clase de cómo perdurar en el corrosivo tiempo sin que este te reste poder, instrumentalmente suenan impecables, la batería ni hablar, Asheim ya es una institución dentro del metal extremo y el trabajo de la guitarra es digno de resaltar. Tenemos Deicide para rato, definitivamente.


Fibroma
“Interdimensional Chaos” (2018)


Ferocidad directamente desde Argentina con Fibroma con el siguiente line up: guitarra y voces: Lucas Delgado, batería a cargo de Ismael Pérez y en el bajo y voces: Nicolás Becker, los bonaerenses nos regalan tremenda placa repleta hasta la coronilla de un Brutal Death Metal en estado puro, sin concesiones, sin adornos, sin ninguna otra dirección, la banda siempre al frente tanto vocal como musicalmente.

Antes de adentrarnos a lo musical, a resaltar la brutal portada a cargo de Pablo Aschei y que, según información que obtuve, tiene que ver con el concepto de “Los Dioses Prohibidos: La Ciudad/Dios”.

Pues que se puede decir de esta banda que no haya dicho en reseñas anteriores, creo que su crecimiento después de aquel “Rotten Angel” del 2011 y que a pesar de cambios de line up, no se han dormido en los laureles y han trabajado hasta lograr un sonido sólido, cristalizado hoy en este Interdimensional Chaos.

Majestically Ancestral” da la entrada (muy Death en los primeros segundos) rauda, poderosa, vocales muy guturales que te muestran hacia adonde se quiere llegar a lo largo del disco.

Incubation Begins” es oscura, pesadez sonora, golpes poderosos y destiempos de Pérez que se luce en su puesto, brindando solo un bocado de lo que sigue: “Myasis” que tiene sus cambios de ritmo y cierra con un golpeteo incesante.

Seguimos con la cortísima “Abyss” que comienza con un sonido ganchero pero que de pronto se vuelve explosiva hasta su final.

A estas alturas “Interdimensional Chaos” es quizás unos de los temas con mayor complejidad, más elaborado que los antecesores, el tema insigne diría, instrumentalmente completo.

Luego de la instrumental “Detachment” viene “Empty Self-Proclaimed Kings” y “8- Mud And Ecstasy” que son dos tanques de guerra, con ganas de asolar con todo, ritmos brutales de batería y riffs elaborados técnicamente que encajan sobremanera en cada espacio que la vocalización permite, especialmente el último tema que es sobradamente bueno.

La pesadez es una constante en el disco, instrumental y vocalmente, antes de “evolucionar” de mala manera, Fibroma se ha reinventado a sí mismo, manteniendo ese extremismo de sus inicios combinándolo actualmente con ese toque ultra gutural. Ojalá se mantenga la alineación y continúen entregándonos más material como este.

Marduk
“Viktoria” (2018)


Marduk y su temática anti cristiana desde sus inicios logró toda una vorágine de mal información y ataques en medios que desembocó en la no presentación de la banda hace ya algún tiempo en el Ecuador, debido a la presión de grupos religiosos que hicieron hasta la imposible por la cancelación del evento, pero bueno, será en otra ocasión tocar estos escabrosos temas.

La maquinaria de guerra sueca irrumpe la escena con esta nueva placa cuya temática gira alrededor de la guerra. De verdad que me esperaba otra portada, la actual si que termina decepcionándome sobremanera.

Iniciamos con “Werwolf” que es, fuera de todo contexto musical lo que se ha venido realizando por parte de Marduk, una apertura inusual, con aires  a Celtic Frost, luego ya ahora si nos embarcamos en un tour lleno de oscuridad musical con “June 44” (la batalla de Normandía o más conocida como Día D - ndr.) que es rápida pero con destiempos acertadísimos y voces que realizan su trabajo de la mejor manera también con partes habladas.

Equestrian Bloodlust” es puro black directo, ritmo tan frenético que te asfixia por momentos y te da segundos de respiro hasta nuevamente retomar la senda.

Seguimos con “Tiger I”, llamado así por el tanque usado por las tropas alemanas en el año de 1934 y que aunque es a medio tiempo, juega con voces extremas (algo comercialón), que da paso a “Narva” muy buen tema, gusto del trabajo de las guitarras que se complementan con la base del bajo que siempre ha hecho una gran terea en las producciones de la banda, punto alto de la placa.

Igualmente, vienen luego otros títulos como “The Last Fallen” que mantiene la velocidad y fuerza, “The Devil's Song” que nos muestra por qué Marduk se mantiene entre los grandes del estilo y “Silent Night” que cierra esta producción ya no con velocidad, ahora optan con la pesadez.

Quienes conocen de Marduk (para quienes si les apasiona verdaderamente el Black Metal), saben que sus producciones anteriores han sido catalogadas como imprescindibles, personalmente los seguí cuando Legion estaba en voces (de 1995 hasta el 2003) y si que me impresionaron, tanto en voces, producciones y puesta en escena.

Este disco no es malo, pero en lo personal apostaron a una temática que, estando dentro de la ideología del grupo, debió realizarse dentro de los parámetros más black metaleros sin haber experimentado tanto en ciertos pasajes/estilos.

Nervosa
“Downfall of Mankind” (2018)


Las diosas del Thrash Metal brasilero y sudamericano nos entregan una grandiosa producción a puro Thrash Metal crudo y potente, quizás con más fuerza que sus discos anteriores “Victim of Yourself” y “Agony”, grabado en el Family Mob Studio, Brasil.

Prika Amaral (guitarra/ backing  vocals), Fernanda Lira (bajo/vocales) y Luana Dametto (batería) conforman el poderosísimo trío que desde Sao Paulo, se han hecho merecedoras en un sitial dentro de los grandes expositores del estilo.
                 
Con este disco, sin lugar a dudas, se orientan hacia un Thrash mucho más directo, guitarras sucias y vocales agudas y potentes (otro ejemplo de lo bien que se puede evolucionar).

Entremos en materia, luego del “Intro” se desprende un tornado llamado “Horrordome” un mazazo directamente a tus neuronas, rápido y crudo, batería insana y remates por igual, no te da tregua.

“Never Forget Never Repeat” rozando el extremismo, un cañón sonoro disparando watts, tremendo tema en todas sus líneas, que simplemente deja espacio a “Enslave” con buenos remates por parte de Luana quien llegó a la banda a darle esa potencia que necesitaba.

Siguiendo el curso nos adentramos en “Bleeding” con un bajo potente, una base musical que aguanta sin intimidarse el peso de las filosas guitarras de Prika y los ataques de Luana en la batería.

Sigue “..And Justice for Whom” (inevitable guiño a Metallica) que perfora tus venas con ese ritmo infernal y un riff matador.

Con “Vultures” absolutismo instrumental en su punto más alto, todos suenan como tienen que sonar, potentes y claros, tema insigne, pero con “Kill the Silence” la rompen, otra obra maestra, otro palazo a la nuca para terminar abatiéndote en el mosh, por que la siguiente “No Mercy” va por el mismo camino.

En “Raise Your Fist!” nos envuelve en lo radical, tanto musical como vocal, mientras que “Fear Violence and Massacre” y “Conflict” son dos murallas de thrash radical, veloces y asesinas baterías.

El gran João Gordo participa en voces en el tema “Cultura do Estupro”, durísima, con elementos hardcoreanos y cerrando este gran disco “Selfish Battle (Bonus Track)” con el maestro Rodrigo Oliveira (Korzus y Armored Dawn) en batería y Michael Gilbert (Flosam and Jetsam) dando un solo como solo el sabe hacerlo en el mismo tema que queda como anécdota, lleno de varias influencias.
Thrash radical, no hay mucho que decir de esta gran agrupación que ha sabido escalar posiciones trabajo tras trabajo. El recomendado, sin dudas.


Reseñas: Beto Zambrano
Imágenes: Archivo